viernes, 10 de julio de 2009

Un superviviente de Sammar

Un superviviente de Sammar

Hace días contactó conmigo Teresa Hernández. Solicitaba información sobre la suerte que corrió su abuelo durante el desastre. Cumplió su servicio militar en el regimiento Melilla 59. El 22 de julio se hallaba en Sammar.
En principio mi intención era editar una reseña, recordar su sacrificio, los miedos que le acompañaron durante toda la vida y honrar su memoria. Finalmente solicité a Teresa que fuera ella quien escribiera esa semblanza. Este es el resultado. Espero y deseo que os guste tanto o más que a mí.
Gracias Teresa.


In Memoriam
"Ver llorar a un anciano de 98 años por algo que vivió 77 años atrás es algo que impresiona. Cuando mi abuelo paseaba la vista por las hojas del libro sobre Annual que siempre tenía cerca, sus ojos se volvían acuosos y, en ocasiones, ocurría que sus lágrimas humedecían aquellas páginas ajadas y amarillentas. A veces subrayaba algo con tinta roja, otras no, se limitaba a mantenerlo cerrado entre las manos mientras permanecía adormecido. “Esta noche he vuelto a soñar con África, me han despertado los tiros”, decía al levantarse de la cama renqueando en dirección al baño.

No entendíamos aquella fijación por una guerra zanjada tanto tiempo atrás y nos ignoraba cuando le pedíamos que abandonara aquella lectura y recurriera a otras más agradables. “Vosotros no lo vivisteis”, repetía, y tenía razón. Apenas sabíamos de ella ni de los piojos que le invadieron el cuerpo, tampoco del pánico a morir atrozmente para luego ser alimento de los buitres o de la pena al oír el último jadeo de un amigo; ni siquiera caímos en la cuenta de su decepción ante las traiciones inadmisibles o de la inmensa sed que sufrió en aquella tierra árida.

Pedro Hernández se salvó durante la toma del puesto de Sammar dejándose caer rodando por una ladera mientras oía los silbidos de las balas alcanzar a sus compañeros. Llegó a la playa y de algún modo a Melilla, y más tarde soportó en Madrid los estragos de la Guerra Civil. Vivió mucho tiempo, casi llegó a centenario. Pero ni un solo día dejó de recordar el verano de 1921."





Pedro Hernández Cabrerizo (1898, Rabanera del Campo – 1996, Madrid)
Miembro de la 3ª compañía del 1er batallón en el Regimiento de Infantería “Melilla 59” durante los años 1920-1922. Tuvo dos ascensos y se licenció con el grado de Sargento.
Las fotografías fueron tomadas en 1920 y enviadas a la que fue su novia. En el centro, un amigo suyo nacido en Logroño, a su izquierda un compañero muerto durante una de las campañas.
Teresa Hernández, julio de 2009.


SAMMAR
Jefe: Tte. Juan Marco Mir M59
Fuerzas: 1 Sección de la 3ªCia/I Bon de M59, Tte Marco y 31 Hombres. Policía Indígena, 44 soldados al mando del Tte. Sanz Andréu, de la Cdcia. De Art. 1 Cabo y 4 hombre que servían 4 piezas Krupp de 8 cm.
Dispensario Médico al mando del Cap. Peris Torres
Total: 3 oficiales y 80 Soldados.
Pérdida: Capitulación 24-07.

Supervivientes de Sammar:
Cabo M59 Mario Hidalgo Hidalgo
Cabo M59 Higinio Marion Real
Soldado M59 Pedro Hernández Cabrerizo
Soldado M59 Francisco Calatayud
Tambor Ángel Torres
Cabo Cdcia Art. Prado (Jefe Art.)





Oficiales en Sammar
Teniente Infantería Rgto. M59 Juan Marco Mir. F/Nto. 27-03-1895 f/Ing. 29-08-1913. Alférez 23-06-1916. Teniente 23-06-1918. Anteriormente había servido en el Rgto. Inf. Príncipe 3. Su cuerpo fue recuperado en mayo de 1922 y trasladado a Melilla. El juicio contradictorio para concederle laureada le resultó desfavorable.
Teniente Infantería ER Policía Indígena: Ricardo Sanz Andreu. F/Nto. 11-09-1889 F/Ing. 26-11-1906. Era teniente desde el 01-07-1919. Tras la investigación del general Picasso fue encausado y condenado, pero eludió la acción judicial al escapar del fuerte María Cristina de Melilla en febrero de 1923. La prensa de la época publicó que la fuga fue organizada por un antiguo intérprete y oficial 2º de policía de apellido Mateos. Parece ser que huyó disfrazado de legionario y en coche hasta Orán. Allí se presentó al cónsul americano y le confesó su verdadera identidad. A pesar de publicarse que llegó a ser detenido, logró escapar y emigrar a Cuba donde le habían encontrado ocupación. Su abogado defensor, el Comandante Sánchez Ledesma, declaró desconocer los planes de evasión de su defendido.
Capitán Médico Manuel Perís Torres. F/Nto. 01-01-1888. F/Ing. 25-02-1914. Capitán médico desde 18-03-1919. Condenado a un año de prisión con accesoria de pérdida de empleo.




A Pedro Hernandez Cabrerizo.
Bibliografía
Fotografías de Pedro Hernández y texto de Teresa Hernández
Expediente Picasso
Hemerotéca La Vanguardia

4 comentarios:

  1. ¡Felicitaciones!. Realmente, sobresaliente. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, enhorabuena por tu trabajo. Estoy buscando información sobre el capitán Lobo Ristori. Me puedes dar más datos biográficos? Quién era? Gracias de nuevo
    Martí Domínguez
    Marti.Dominguez@uv.es

    ResponderEliminar
  3. Hola, soy de Rabanera del Campo y mis padres viven al lado de la casa en que vivió un tal Pablo Hernández, no se si seria el padre de ese Pedro Hernández.
    Todo lo que toca a Rabanera del Campo me interesa.
    aacarra@telefonica.net

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por visitar el blog. Le pasaré su mail a la nieta de Pedro Hernández.
      Saludos cordiales

      Eliminar